Buena comunicación familiar: clave para la salud y el bienestar

Padre e hijo comunicándose

(Lic. Darling Arteaga, Comunicadora Voluntaria Federación Red NicaSalud)

LA BUENA COMUNICACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS CONTRIBUYE AL BIENESTAR FÍSICO Y EMOCIONAL DE LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS. Cada niño tiene derecho a recibir cuidados especiales por parte de sus padres, de no ser así, esto constituye un serio peligro para su salud o su desarrollo.  La buena comunicación entre los padres y los hijos refuerza su autoestima y ayuda a que los niños expresen con confianza emociones, sentimientos, opiniones y hasta malestares físicos que los aquejan.

Todo niño, desde que nace, se comunica con su entorno. El llanto, la risa o el contacto físico que el niño busca con la mamá al nacer, comunica. Cuando un niño llora no lo hace por maña, lo hace porque hay algo en él que merece atención: una necesidad, un dolor, una incomodidad. Si a medida que el niño va creciendo se hace caso omiso a sus maneras de comunicar sus inquietudes y emociones, esta falta de atención y de comunicación con él irá alimentando ideas negativas de sí mismo y reprimirá al niño de expresar, incluso, malestares y dolores físicos que conllevarán a enfermedades mayores.

Los niños necesitan sentirse escuchados, acogidos en sus penas, atendidos en sus necesidades básicas, pero si usted como padre o madre no establece una buena comunicación con su hijo o hija, ¿Cómo podrá saber qué es lo que le pasa? ¿Qué le agobia? ¿Qué le causa dolor? Según El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), quienes viven aguantándose las rabias o las penas terminan explotando, ya sea tratando mal a otros que no son responsables de esas emociones, o teniendo síntomas físicos como jaquecas, úlceras e, incluso, algunos tipos de cáncer.

Escuche con atención a su hijo, muestre especial interés en lo que él quiera expresarle, hágale preguntas que le demuestren lo importante que es para usted lo que él está hablando, procure ponerse en el lugar de su hijo o de su hija y actúe con cariño y firmeza.  ¡Dele confianza!.